El Tribunal Superior de Justicia de Aragón avala la catalogación parcial de Averly

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón avala la catalogación parcial de Averly

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha dado la razón a Brial y ha desestimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Apudepa contra la Orden de 28 de noviembre de 2013 del Gobierno de Aragón de catalogación parcial de Averly. El tribunal considera que la orden se ajusta a Derecho y, por tanto, rechaza anularla como solicitaba Apudepa, que exigía que se catalogaran íntegramente como BIC todos los edificios y naves que formaron parte de la factoría. Además condena en costas a esta asociación.

En su sentencia la Sala establece que la catalogación parcial de la DGA se realizó atendiendo a criterios estrictamente técnicos: “Los extensos, pormenorizados y convincentes informes de los técnicos de la Administración, en los que basó ésta la decisión adoptada, (…) nos llevan a considerar que se encuentra debidamente justificada, sin que quepa apreciar arbitrariedad, irracionalidad o error, ni que haya actuado con otra finalidad que no sea la de la protección del patrimonio cultural de Aragón”.

El tribunal señala que la Administración Autonómica es la única legitimada legalmente para determinar, en cada momento y de forma motivada, qué resulta relevante para el Patrimonio Cultural Aragonés y qué grado de protección merece. En este sentido, recuerda que la decisión de la DGA se fundamentó en tres informes emitidos por técnicos del Departamento tras la inspección directa del lugar y después de tres meses de estudio.

La Sala niega además que el Gobierno de Aragón vulnerara la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés durante la tramitación del expediente, como sostiene Apudepa, ni que existiera indefensión. Concretamente indica que “la decisión de la Dirección General de incoar el procedimiento para la declaración de Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés de la Factoría Averly en los bienes que se detallaban y delimitaban, denegando con ello en consecuencia la pretensión principal de la Asociación recurrente de que se incoara el procedimiento para su declaración de Bien de Interés Cultural y en su integridad, se encuentra suficientemente motivada” y que los argumentos de Apudepa “carecen de todo fundamento teniendo en cuenta lo actuado en el expediente administrativo”.

En la sentencia el tribunal señala que “la Administración, tanto al acordar la incoación del procedimiento de declaración de Bien Catalogado, como al resolver el mismo ha tenido en cuenta las alegaciones formuladas, y específicamente las de la Asociación recurrente, así como los diversos informes técnicos aportados”.
.
Además la Sala confirma que la protección de todo Averly que pretendía Apudepa resulta imposible puesto que parte de las instalaciones industriales habían desaparecido cuando el Gobierno de Aragón aprobó la catalogación parcial y la asociación interpuso su recurso contencioso-administrativo. Por lo tanto, era imposible la recuperación integral del complejo.

El tribunal establece que “el estado de conservación de las edificaciones que quedaron fuera del ámbito de protección (…) y que pudo ser apreciado directamente por esta Sala en la prueba de reconocimiento judicial practicado, evidencia el acertado proceder de la Administración al excluirlos del ámbito de protección. Algunas en claro estado de ruina, con riesgo para personas y cosas, que requerirían su reconstrucción, y otras precisadas de importantísimas obras de rehabilitación, como resulta del informe valoración del técnico Sr. Abad Verdejo, con un resultado, caso de que se hicieran, que se alejaría de la autenticidad e integridad exigibles para el reconocimiento de la protección”.

Según señala Brial, “durante todo este tiempo se han preservado los edificios que el Gobierno de Aragón consideró dignos de protección y Brial está trabajando en el desarrollo urbanístico del resto de terrenos no catalogados para construir en ellos viviendas, tal y como prevé el Plan General de Ordenación Urbana. Para ello está tramitando el Plan Especial de Reforma Interior, que fue aprobado inicialmente en septiembre de 2014 y que actualmente está pendiente de aprobación definitiva por parte del Ayuntamiento de Zaragoza”.
FUENTE: HERALDO DE ARAGÓN
FOTOGRAFÍA: MIGUEL GRACIA GARCÍA